En la Vuelta

Colectivo con sede en la ciudad de Buenos Aires, Argentina. Fotografía documental y foto-periodismo.

Perfil se olvido de Cabezas

por En La Vuelta

Portafolio

foto foto foto foto foto foto foto foto foto

Donde hay indicios de fortalecimiento, hay políticas de desarticulación.

El viernes pasado, muchos compañeros de distintos medios se hicieron presentes, nuevamente, en una jornada de reclamo frente a la Editorial Perfil de la calle Chacabuco. Esta vez en apoyo a otros trece trabajadores despedidos el lunes anterior, que cayeron en la ya conocida seguidilla de acciones persecutorias por parte del empresario Jorge Fontevecchia. Lo alevoso de este hecho es que a quienes le tocaron ser parte esta vez de “la lista” (sin dejar de lado la significancia de la existencia de una) son, precisamente, aquellos que días antes estuvieron acompañando un reclamo por la reincorporación de fotógrafos que habían dejado cesantes por considerar innecesaria su labor, ya que las imágenes pueden ser capturadas por los mismos redactores o, en su defecto, por el smart phone del propio Fontevecchia… calculo.

Lo nefasto del juego no se refiere sólo a la apelación multifuncional de los trabajadores, cosa bastante naturalizada que hay que deconstruir, sino más bien a la intención ya conocida de generar poder a través del miedo. Sería algo como “mejor quédense quietitos porque ¿ven lo que pasa si no?” y, de este modo, no se genera otra situación más que una ruptura de la solidaridad. Sobre este punto quiero hacer una breve aclaración de significancias: ese hecho solidario por parte de estos compañeros que reprochaban el despido pasó a ser categorizado como una “actitud delictiva” ante los ojos del responsable de la editorial, lo que le facilitó un despido con causa (¿?).

Otro dato no menor es que en julio del año pasado, los trabajadores de prensa lograron firmar paritarias de características no conseguidas desde el año 1975, lo que demuestra un resurgimiento de organización gremial y eso no es pa cualquiera… No creo que las patronales lo vean como un hecho positivo y, casualmente, cinco de los despedidos formaban parte de la junta electoral de la comisión interna gremial.

Sabemos que las acciones son causales. No tiene sentido considerar la hipótesis de que Fontevecchia ese día se levantó y, cual horóscopo, se enfrentó a la arbitrariedad de sus acciones optando por el despido de algunos trabajadores porque “pintó así… viste”.

No, no es por nada personal… es sólo por una conveniencia estructural…

Che, estamos hablando de la editorial donde trabajó José Luis Cabezas… más respeto!!

Alejandra Correa Sansone

Publicado el 13 de enero de 2014 en Coberturas, Buenos Aires, Trabajadores

Fotografías bajo licencia libre. Creative Commons: Atribución - Compartir por igual - No comercial
Sitio web desarrollado con Spip. Software libre con cariño.