En la Vuelta

Colectivo con sede en la ciudad de Buenos Aires, Argentina. Fotografía documental y foto-periodismo.

Irreverencia

por Alejandro Rodriguez, Mariano Arias, Patricio Arias

Portafolio

foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto foto

Comenzó como un chiste, pasó a rumor consistente, y finalmente se transformó en realidad. La Banda del Cuervo Muerto tocaría, fiel a su historia, en algún lugar del conurbano bonaerense.

Oriunda del sur del Gran Buenos Aires supo hacerse un lugar en la calle durante los años de aguante al neoliberalismo sembrando en el campo de la cultura algo más que acordes de punk rock. Durante su existencia, entre los años 93 al 97, los encontramos tocando a lo largo y ancho del conurbano bonaerense, cruzando una y otra vez Camino de Cintura, compartiendo escenario con Os Mocos, Fun People, Loquero, Todos Tus Muertos, Negu Gorriak y un etc. casi infinito. Podríamos incluirlos como parte de la resistencia a un modelo que nos decía que todo se compra o se vende y que lo mejor que te podía pasar era comprar la tele a color en más cuotas que meses de vida útil del aparato.

Llegado el día, caluroso domingo de primavera, pasadas las 7 empezó a caer gente al baile. El punto de encuentro, Temperley. Del público, digamos que mas de uno ha luchado contra la ley; además, chicos (niños) de la mano, remeras gastadas, bermudas y zapatillas. Dicen que hasta de Grand Bourg vinieron. También se escuchó que habría quien hizo 400km para asistir a la velada.

Pasadas las diez, ¿en verdad alguien tomo registro de la hora? se comenzó a escuchar un relato en la oscuridad para luego dar paso al primer tema.


Comenzó el pogo, el resto de la noche lo pueden imaginar.

Publicado el 11 de diciembre de 2011 en Cultura, Cultura

Fotografías bajo licencia libre. Creative Commons: Atribución - Compartir por igual - No comercial
Sitio web desarrollado con Spip. Software libre con cariño.